Punica granatum, el granado, es un arbusto o árbol pequeño ramoso, frutal caducifolio que puede alcanzar de 5 a 8 m de altura y cuyo fruto se llama granada.

Su zona de distribución es la misma que el naranjo y el olivo, ya que crece muy bien en zonas semiáridas.

Usos:

Aunque la especie no es nativa del Japón, se cultiva ampliamente en este país y se han desarrollado numerosos cultivares. Se utiliza ampliamente en los bonsái, debido a sus bonitas flores y los troncos retorcidos que adquieren los ejemplares más viejos.

El jugo de la granada se utiliza como tinte natural en las fábricas de productos no-sintéticos.

La fruta se come fresca, grano a grano, apartando la corteza y las laminillas amargas (tastanas) que separan las celdas (lóculos) donde se encuentran. Es muy apreciada por los niños. Se puede utilizar para hacer sorbetes, bebidas, sirope de granadina y como ingrediente en platos cocinados.

Las granadas maduras presentan un color rojo profundo a marrón. Las granadas pequeñas normalmente están secas, leñosas, acres e incomibles. Cuanto más grande sea el fruto, la pulpa será más jugosa. La epidermis debe de estar bien lisa y brillante, exenta de marcas. Se dice que la fruta está madura cuando presionándola un poco emite un ruido metálico.

  • En la cocina libanesa, el sirope de granadina, llamado Rab er‘remane se confecciona a partir de las variedades ácidas que le dan un sabor dulce y ligeramente acidulado.

Su sirope se utiliza en numerosos platos salados para darles un toque de acidez, tal como las (mtabba), berenjenas horneadas a la crema de sésamo, puré de berenjena horneada al ajo (baba ghannouj) y la (lahm b‘ajine) pizza libanesa con guarnición.

  • En la cocina de Panyab, al norte de la India, sus granos secos se utilizan como especia en los platos vegetarianos, a los que aportan un gusto agridulce.
  • La cocina iraní le reserva así mismo un lugar importante.
  • Es un ingrediente en el plato mexicano de los chiles en nogada, donde el color de los granos rojos contrasta con el color verde de los chiles rellenos y la salsa de nuez blanca, resultando un plato con los colores de la bandera nacional. En el occidente de México (Estados de Colima, Jalisco y Michoacán), se prepara una bebida embriagante a base de jugo de granada, tequila o mezcal, azúcar, cacahuates, nueces y, algunas veces manzana llamado “Ponche de granada”.

Está muy publicitada en tiempos recientes y es una de las llamadas “superfrutas” por los compuestos químicos de acción positiva que posee: es rica en antioxidantes y potasio, calcio, magnesio y C.

La granada se utiliza en paramedicina tradicional:

Algunos trabajos de investigación recientes sugieren que el consumo de granadas podría tener efectos beneficiosos para la salud cardiovascular y la prevención de ciertos tipos de cáncer.

En gargarismos, alivia la tos persistente, y es eficaz en caso de fiebre, de diarreas, de cólico y puede servir también de vermífugo. Tiene ligeras propiedades diuréticas y antihipertensivas.

Las fibras de la granada, mayoritariamente insolubles, son irritantes y están contraindicadas en las personas que padecen de divertículos o de irritación cólica aunque son muy beneficiosas para quienes son propensos a los estreñimientos o diarreas y al tránsito intestinal lento.

De los granos rosas de la granada se extrae una bebida, el «sambu», utilizada en las curas de regeneración y de limpieza interna que, según sus preparadores, permite además ayudar a perder sobrepeso.