Los Huertos Urbanos para Mayores de Melilla están constituidos por 60 parcelas de aproximadamente 45 m2 que se ceden temporalmente a personas en situación de retiro o jubilación. Conjuntamente también participan asociaciones de personas con diversidad funcional, centros educativos y ONGs que promueven la plena integración del colectivo de personas inmigrantes que residen en la ciudad.

La Consejería de Bienestar Social presenta este servicio como un pilar importante dentro de su Plan General para el Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional a los melillenses pero además presentan otros objetivos como:

  • Terapéuticos, mediante programas de intervención y asistencia social.
  • De ocio y recreativo, ya que se dedican principalmente al empleo del tiempo libre, la diversión o la recreación.
  • Educativos, destinados a la enseñanza de las prácticas agrícolas y su relación con los factores ambientales y ecológicos, utilizando como recurso de referencia el huerto y destinados a estudiantes de la ciudad.
  • Inclusivos, que faciliten la formación e inclusión de personas en situación de desventaja social.

En los huertos se realizan multitud de tareas relacionadas con la horticultura, fruticultura y floricultura, y todas ellas enmarcadas dentro de la agricultura ecológica como pilar indispensable de una sociedad que exige un desarrollo sostenible.

Todas las parcelas están dotadas de tomas de agua, presentan acceso a corriente eléctrica y están valladas con servicio de vigilancia.

Los vestuarios están acondicionados con diverso equipamiento como: taquillas, bancos, botiquín y duchas, y en el almacén se dispone de material de uso comunitario como: herramientas, carretillas, pulverizadores, mangueras, etc.

Los huertos Urbanos para Mayores ofrecen múltiples beneficios a los melillenses:

  • Consumo de alimentos más saludables y nutritivos ya que pueden degustar las hortalizas recién cosechadas más ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes.
  • Disfrutar de la naturaleza al aire libre y hacer ejercicio físico moderado.
  • Mejora las habilidades cognitivas, aprendiendo a ser más organizados y a planificar, a ser observadores y analizar todo lo que ocurre en su huerto para mejorarlo y además aprenden a ser pacientes.
  • Elimina el estrés, mejorar el estado de humor, les estimula los sentidos y los ayuda a ser más activos mentalmente.
  • Desde el punto de vista de la socialización, los huertos unen y favorecen la comunicación entre los hortelanos, dando buenos momentos de compañerismo, solidaridad y trabajo en equipo para lograr los fines comunes.
  • Genera personas más comprometidas con la ecología y la salud reduciendo el impacto ambiental de muchas acciones cotidianas.

Periódicamente, se llevan a cabo por los Técnicos de la Granja Escuela charlas informativas sobre aspectos del manejo del cultivo de las diferentes especies hortícolas y verduras que se siembran en las distintas épocas.

Asimismo, se organiza el Concurso de Calabazas Gigantes para los propios usuarios consistente en la plantación en primavera de semillas o plántulas de cualquier variedad de calabaza, su cuidado y mantenimiento durante todo el ciclo de cultivo hasta la recolección de sus frutos en el mes de septiembre y premiar las de mayor peso. Los resultados son sorprendentes con la producción de ejemplares de 13 y 14 kg.